Pie diabético: ¿qué debemos saber los médicos de Atención Primaria?. Sesión 3.

SABADO 17 DE MARZO
11.40 - 12.40 h.
Ubicación: Sala Mestral 1. Planta –1, zona de congresos.

Ponentes

Dra. Dª. Margarita Alonso Fernández

Médico de Familia. Centro de Salud la Eria. Oviedo. Asturias. Profesora Asociada en la Facultad de Medicina de la Universidad de Oviedo. Miembro del Grupo de Trabajo de Diabetes SEMERGEN.

Biografía

FORMACIÓN
• Licenciada en Medicina y Cirugía. Universidad de Oviedo (1976-1...

+ Leer biografía completa...

Dr. D. José Manuel Comas Samper

Médico de Familia. Centro de Salud de La Puebla de Montalbán. Toledo. Miembro de los Grupos de Trabajo de Tutores, Diabetes y Dermatología de SEMERGEN.

Biografía

1. Estudios primarios en Escuelas Públicas de Gallur (Zaragoza).
2. Estudios d...

+ Leer biografía completa...

Ver resumen

Pie Diabético: ¿Qué debemos saber los médicos de Atención Primaria? El pie diabético es una complicación grave de la diabetes, tanto por la morbimortalidad e impacto que ocasiona en la calidad de vida del paciente, como por el coste económico que supone para la sociedad. Sigue siendo la primera causa de amputación no traumáticas en nuestro medio con la consiguiente pérdida de autonomía para el paciente (el 66% de los ancianos no van a recuperar la función del miembro amputado). Por otra parte, el coste directo del tratamiento de las complicaciones del pie diabético es equiparable al coste del tratamiento de cualquiera de los tumores más prevalentes. Del 15% al 34% de las personas con diabetes van a tener a lo largo de su vida una ulcera, con frecuencia estas úlceras son recurrentes y en más del 50% de los casos se infectan requiriendo en muchas ocasiones la hospitalización del paciente. El pie diabético es una de las complicaciones “olvidadas” de la diabetes y sin embargo se puede prevenir con una adecuada estrategia que incluya, entre otras medidas, la identificación de las personas de mayor riesgo y la estratificación del mismo, la utilización de calzado apropiado, el tratamiento de la patología no ulcerosa del pie y el control óptimo de la glucemia y del resto de factores de riesgo. Cuando aparece una úlcera es fundamental el abordaje adecuado de la misma, así como reconocer las complicaciones y circunstancias que aconsejan la derivación del paciente a una unidad especializada o al hospital. Los médicos de Atención Primaria tenemos 3 grandes retos en relación con el pie diabético:  Evitar que el pie sano se convierta en pie de riesgo.  Evitar que en un pie de riesgo aparezcan úlceras.  Evitar que una úlcera derive en una amputación. Sin olvidar que no debemos de tratar una lesión en el pie de un paciente con diabetes sino un paciente con diabetes que presenta una lesión en el pie. Invertir este orden puede llevar a fracasos terapéuticos.